¿Por qué actuamos?

forestGuatemala es uno de los países con mayor diversidad biológica del mundo. Sus bosques generan múltiples beneficios, desde albergar una gran variedad de especies, conservar los suelos, capturar y retener carbono de la atmósfera, regular los ciclos hidrológicos y el microclima hasta brindar bienes y servicios como leña, productos forestales y turismo sostenible.

Pero este tesoro natural está amenazado pues el ritmo de deforestación bruta pasó de 93,000 hectáreas por año en el 2001 a más de 132,000 en el 2010. Los problemas derivados de la deforestación y degradación ambiental se agravan con el fenómeno del cambio climático.

Si bien Guatemala tiene una de las tasas per capita de emisiones de carbono más bajas, el Índice de Riesgo Climático Global clasifica al país como uno de los más afectados por fenómenos climáticos extremos, tales como sequías y tormentas.

Nuestra vulnerabilidad al cambio climático se debe a una geografía montañosa y una ubicación entre dos océanos, pero se agrava por el deterioro ambiental, la falta de ordenamiento territorial, la fragilidad social y la debilidad de las instituciones.