Cosecha de agua de lluvia ayuda a combatir la sequía en Guatemala

Las familias de Magdalena, una comunidad en el altiplano de Guatemala, empleaban hasta tres horas diarias acarreando agua desde un nacimiento, balanceando una tinaja pesada sobre la cabeza en un largo viaje a casa – una carga que recaía principalmente en mujeres y niños.

Pero después de trabajar con el programa Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala, liderado por Rainforest Alliance, para construir un simple pero eficiente sistema de cosecha de agua de lluvia en 2016 y 2017, estas familias ahora tienen acceso al agua para cocinar, tomar y bañarse.

Altiplano-RA-_DSC5093-643

Esta iniciativa, que es posible gracias al apoyo de USAID y la Asociación de Organizaciones de Los Cuchumatanes, comenzó considerando las necesidades y efectos del cambio climático incluidas por un Plan de Adaptación al Cambio Climático local. Quizás no sorpresivamente, el acceso al agua resultó como una gran necesidad.

Y es que el servicio municipal de agua no llega a estas áreas recóndita y en años recientes, el cambio climático ha exacerbado los problemas de agua. Vale decir que Guatemala era en 2017 uno de los diez países más vulnerables al cambio climático y dentro de Guatemala, el altiplano es la región más vulnerable y poblada del país.

Un total de 212 familias de ocho comunidades recibieron apoyo para instalar y mantener sistemas de cosecha de agua de lluvia que consisten en un techo de lámina metálica que envía el agua de lluvia a una tubería que la conduce a un tanque de 2,00 litros de capacidad.

Altiplano-RA-_DSC5056-638

Ahora que ellos no tienen gastar mucho tiempo acarreando el agua, las mujeres disponen de más tiempo para atender a sus familias, animales y cosecha; los niños no pierden horas de escuela para ayudar a acarrear agua. Aún mejor, “Ahora tenemos agua limpia no de los baños”, dijo un comunitario de Magdalena. (Antes, además de que las mujeres y niños, principalmente, iban por agua al nacimiento; recolectaban agua de los techos de sus viviendas, un método que les proveía agua sucia e insuficiente.

Esta iniciativa apoyada por USAID fue muy exitosa al punto que seis “familias campeonas” en la comunidad de Magdalena fueron seleccionadas para compartir información con vecinos y visitantes que aún no tienen un sistema de cosecha de agua de lluvia. Estas seis familias recibieron entrenamiento en el uso, mantenimiento y construcción de un sistema de cosecha de agua de lluvia.