Jóvenes indígenas le apuestan a un negocio propio

_DSC0244“Desde antes quería tener un negocio propio, aunque se dificulta lo económico. Ahora que tenemos esta oportunidad debemos aprovecharla”, relata Rosa Col, una indígena ataviada con un colorido traje autóctono del norteño departamento de Alta Verapaz.

“Me siento feliz y contenta porque sé que el proyecto será mío”, agrega la joven quien está promoviendo la comercialización de harina de plátano como su producto principal. Ella es uno de los 14 jóvenes que participaron en una iniciativa de apoyo para empresas juveniles rurales de las Verapaces.

Esta iniciativa fue impulsada por el programa Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala (CNCG) de USAID, liderado por Rainforest Alliance; la Federación de Cooperativas de las Verapaces (FEDECOVERA) y la Cooperativa Integral de Servicios Especiales Ambientales Jóvenes emprendedores entre mayo y septiembre de 2018.

_DSC0159

“Como jóvenes siempre hemos deseado tener un emprendimiento, pero no hemos tenido la oportunidad”, expresa Marina Cu, otra joven indígena emprendedora. “Me siento muy motivada porque tengo el prototipo de mi producto”, agrega Cu, cuya apuesta es una canasta que incluye todos los ingredientes para cocinar el Kakiq, una sopa tradicional de Alta Verapaz.

Esta iniciativa no tendría tanta relevancia si no fuera por la falta de empleo y de oportunidades que castiga a la juventud guatemalteca. Los números lo confirman: La tasa de desempleo llega a 4.2 por ciento y de subempleo a 14.2 por ciento a la población de entre los 15 y 29 años en este país centroamericano, según la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (ENEI 2-2017).

De acuerdo con la encuesta del estatal Instituto Nacional de Estadística, en este país el 32.6 por ciento de los jóvenes posee el diversificado incompleto y apenas el uno por ciento completó el nivel superior.

Con esa realidad, esta iniciativa apoyó a este grupo de la población con un financiamiento de un máximo de mil dólares a cada uno de diez proyectos de micro y pequeñas empresas.

Los jóvenes recibieron acompañamiento con mentores de la mercadotécnica y la administración de empresas de la jesuita Universidad Rafael Landívar durante cinco meses con enseñanza en diferentes temas de interés como precio, producto, plaza, promoción, comercialización, análisis de costos y otros.

Ahora, los jóvenes tendrán la oportunidad de desarrollar su negocio con la idea de generar oportunidades para su crecimiento económico y mejora de su calidad de vida.

Mirá el video aquí