Hacia la conservación a través de los mercados sostenibles

Los bosques de Guatemala generan diversidad de productos forestales y no forestales tales como la madera, la miel, el xate,  la nuez de ramón, el chicle, entre otros, cuya  comercialización local e internacionalmente deja ganancias para las empresas y también a las familias que dependen de los bosques. Pero ¿Es posible extraer productos del bosque y, a la vez, conservarlo?.

Hace 80 años nadie lo hubiera creído. Pero hoy día el programa Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala -CNCG- lo demuestra.

forescom_cekp022814

CNCG tiene por misión proteger la riqueza natural de Guatemala para reducir los impactos del cambio climático,  utiliza los mercados como una estrategia de conservación de los bosques para generar ingresos a las comunidades y empresas que dependen de ellos.  Además, fortalece, la capacidad productiva, el acceso a mercados y la competitividad de las organizaciones de base comunitaria y de las pequeñas empresas forestales.

Como un método efectivo para lograr estos propósitos,  CNCG ha impulsado las cadenas de valor responsables con el ambiente en la Reserva de Biosfera Maya, el altiplano y las Verapaces y en sus primeros 30 meses de funcionamiento ya ha logrado resultados muy valiosos.

Por ejemplo, en el Altiplano, CNCG prestó asistencia técnica para enseñar técnicas de mercadeo sostenible, promover la legalidad y tecnologías que fomentan la productividad y sostenibilidad, a más de 25 pequeñas y medianas empresas –pymes-, con 565 empleados en total, mientras que 10,420 nuevas hectáreas de bosque fueron ingresadas al sistema de incentivos forestales gubernamentales.

FernaDSC_0113ndo García, uno de los empresarios más prominentes de la región, ha logrado incrementar su personal hasta en 17% gracias, en parte, al apoyo que ha recibido del programa con la implementación de nuevas tecnologías. “Me siento como un ecologista nato. Cuando alguien destruye el bosque es como que me agredieran a mí”, asegura.

Ruedas de negocios forestales, capacitaciones sobre mercadeo, manejo de marca y sostenibilidad, han sido parte de las tareas de CNCG para fortalecer las relaciones comerciales en la región. Así, ha logrado vincular a los productores forestales de Quiché, por medio del ordenamiento de la oferta productiva, a una cadena de valor que surte  principalmente a Quetzaltenango.

En la RBM la estrategia se enfocó en fortalecer las concesiones forestales a través de la diversificación de la oferta con productos no maderables como miel, chicle, pimienta, xate y otros (actualmente se certificaron 350,000 ha de buen manejo forestal), mientras que se promovieron productos maderables menos conocidos y se aprovecharon otras dimensiones de madera.

En promedio anual, en la  RBM se lograron ventas por US$17.2 millones (Q135.8 millones) generando más de 1,278 empleos.

Mientras tanto, en las Verapaces se impulsó una estrategia de ordenamiento de la oferta forestal, vinculando a las pymes con las empresas ancla, fortaleciendo sus capacidades empresariales y   abriendo nuevas oportunidades comerciales. El panorama está cambiando y la conformación de 10 cadenas de valor de productos maderables, no maderables y de turismo, es una realidad.

Carlos Tepaz y Fedecovera 2

En promedio anual de ventas que CNCG logró en Verapaces fue de  US$4.2 millones (Q 33 millones) con la generación de cerca de 2,270 empleos, en tanto que en incentivos forestales se abarcaron  12,928 ha., las cuales a mediano plazo, se convertirán en más bosques.

Con una visión de sostenibilidad, estas  acciones fortalecen la conservación y aumentan el valor de los bosques, impactando positivamente en la calidad de vida de las comunidades que allí habitan”, expresó Daniel De León, líder del componente de bosques y mercados e CNCG.