Nueve héroes de la competitividad y la eficiencia para imitar

¿Se puede ser productivo y reducir emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a la vez? Por supuesto. Así lo evidencian los nueve casos ejemplares de productividad y de reducción de emisiones de GEI, seleccionados por el programa Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala (CNCG).

A través de su socio WWF, CNCG recabó información de empresas, instituciones y organizaciones y realizó una cuantificación de las emisiones reducidas en cada uno. En principio, la organización identificó 62 casos donde se habían implementado medidas de mitigación frente al cambio climático.

LACANDON 1

“Todos incluían buenas prácticas para enlazar la productividad con la reducción de emisiones. Finalmente, seleccionamos nueve en base a cuatro criterios: su impacto a nivel nacional, la disponibilidad de información, la posibilidad de que pudieran replicarse y sus ahorros económicos implícitos”, explicó Ana Victoria Rodríguez, asesora técnica de WWF.

“De esta forma se generan herramientas y aprendizaje para desarrollar más proyectos similares y contribuir así con el desarrollo sostenible”, agregó.

Los casos están relacionados con la reducción de emisiones a través del cambio de uso de suelo, energía, tratamiento de desechos, generación de energía renovable y eficiencia energética.

“Hemos trabajado por el agua porque el agua es muy importante para nuestro pueblo. ¿Se imagina que hoy en día ya se está escaseando el agua en nuestra comunidad?”, preguntó Wenceslao Ixmay de la aldea San Vicente Buenabaj.

Con eso en mente, Ixmay y los demás miembros de la Asociación Parcialidad de Vicentes, ubicada en Momostenango, Totonicapán, al occidente del país, ingresan al Programa de Incentivos Forestales, a través del cual protegen 178 hectáreas de bosque y reforestan 50 hectáreas de pino.

DSC_0898

Hoy, además de que protegen el bosque, extraen productos maderables y logran generar ingresos para la asociación  US$11,000 al año. Además, reducen un estimado de 1,436 toneladas de CO2 al año. “Trabajamos por el agua y el medio ambiente y por lo que está sufriendo la madre naturaleza”, concluyó Ixmay.

De esta manera el programa CNCG, liderado por Rainforest Alliance, contribuye con el desarrollo económico con bajas emisiones en Guatemala.